“Eso no es amor” campaña del ICBF en Málaga y la provincia

Si lugar a duda, cada vez es más creciente el número de casos de violencia intrafamiliar en el país, pero con mayor preocupación en el departamento de Santander.




Es así que el ICBF en la provincia de García Rovira, a través de una marcha por las principales calles de Málaga, lanzará una estrategia que busca la prevención de cualquier tipo de violencia en contra de las mujeres, niños, niñas y adolescentes, según lo aseguró en AN Noticias la doctora Olga Lucía Sánchez, coordinadora zonal del ICBF.

La campaña denominada “eso no es amor”, busca evitar hechos de violencia sexual, maltrato a los niños y en general cualquier tipo de violencia que afecte la integridad de las familias en la provincia de García Rovira.

A esta campaña se suman, varios actores estatales como la alcaldía, pero se espera el acompañamiento de la comunidad en general, pues las estadísticas en Santander, no son para nada favorables, si de violencia en contra de la mujer se trata.
Datos del observatorio de salud pública de Santander, los grupos de población más vulnerables a la violencia intrafamiliar son las mujeres y los menores de edad, siendo la casa el principal lugar de ocurrencia de los hechos, y los hombres los principales victimarios. Asimismo, se evidenció que en Santander se registran 4.554 casos de violencia contra la mujer, intrafamiliar y sexual, distribuidos así: violencia física (1.473); violencia psicológica (170); privación y negligencia (2.265); violencia sexual (645), un caso no presentó información de modalidad de violencia.




Además de estos resultados sobresale que, el nivel máximo de educación del 80% de los agresores, es primaria y/o secundaria, siendo los hombres los principales agresores en los casos de violencia física (72,3%), violencia psicológica (74,7%) y abuso sexual (97,3%); mientras que las mujeres fueron las principales responsables en los casos de privación y negligencia (80%). Asimismo, en Santander por cada víctima de sexo masculino hay dos mujeres agredidas, y un 33,0 % de los casos ocurre en niños menores de 6 años.

El informe también da cuenta de otros eventos como intoxicaciones con intencionalidad suicida y trastornos neuróticos, que al igual que la violencia contra la mujer, intrafamiliar y sexual, constituyen los problemas de salud mental más frecuentes en el departamento.