Adulta mayor en Bucaramanga ya sufre las consecuencias de Medimás

Impotencia, que ya ni siquiera las tutelas logran su objetivo para garantizar un derecho fundamental como la vida, así lo asegura el hijo de una adulta mayor que espera una remisión para mitigar el dolor causado por una fractura.

Doña Amelia Centeno Valderrama, es una mujer de 64 años, internada desde hace 27 días esperando una remisión de Medimás, porque en la clínica “Saludcoop” Conucos, no cuentan con un Intensificador de Imagen. Una tutela del pasado 11 de agosto, le ordenó a la EPS para que se le garantice los procedimientos necesarios, para que ella pueda evitar el fuerte dolor que la tiene postrada en una cama, casi secuestrada, pues los galenos mientras esperan la orden, se remiten a suministrarle morfina y otros medicamentos que impidan el fuerte dolor de su pierna y la negligencia de la EPS.
Sumado a ello, doña Amelia Centeno Valderrama, ha tenido que soportar por más de 7 años , la enfermedad de parkinson, hecho que tiene al borde de la desesperación, a ella y a su único hijo, quienes por cielo y tierra, no encuentran salida alguna, a este limbo llamado “sistema de salud”.

Las directivas, con una respuesta calcada para todos los pacientes, le dicen que no tiene convenio con la entidad que tiene este equipo, situación que no corresponde a la orbita de responsabilidad del usuario de la EPS, sino de Medimás quien se supone que debía garantizar el derecho a la vida digna, más aun, cuando se trata de una madre cabeza de familia, de la tercera de edad.

Leonardo Rodríguez, su único hijo, espera que Medimás, de manera inmediata así ordenan casi todas las tutelas del país, cumplan con su deber constitucional según la Ley1751 de 2015.